Revista: Sefer Olam

Josué GajardoBlog9 Comments

Sefer_Olam
Josué Gajardo

¡Compartir es de sabios!

“Nuestro pueblo necesita comprender cuáles son las razones de nuestra fe y nuestra experiencia pasada. ¡Cuán triste es que tantos de sus miembros coloquen una confianza ilimitada en hombres que presentan teorías que tienden a desarraigar nuestras experiencias del pasado y a eliminar los hitos antiguos! Aquellos que con tanta facilidad pueden ser conducidos por un espíritu falso demuestran que durante algún tiempo han estado siguiendo al capitán equivocado, y lo han hecho por tanto tiempo, que ya no disciernen que se están alejando de la fe o que ya no están edificando sobre el verdadero fundamento. Necesitamos instar a todos que se coloquen sus lentes espirituales, a que unjan sus ojos para que vean claramente y disciernan los verdaderos pilares de la fe. Entonces sabrán que ‘el fundamento de Dios está firme, teniendo este sello: Conoce el Señor a los que son suyos’ (2 Tim 2:19). Necesitamos hacer revivir las antiguas evidencias de la fe que una vez fue dada a los santos” (Mensajes selectos, tomo 2, p.25).

Tras meses de mucho esfuerzo, reuniones de organización y trabajo duro, anunciamos que nuestra revista Sefer Olam, el volumen 1, ya está lista y se encuentra disponible para todo aquél que desee obtenerla. Si bien es de distribución gratuita, nos gustaría, más que colgar un link de descarga, que todos los interesados en obtenerla nos escriban mediante Facebook o a nuestro correo ministerio.antorcha.adventista@gmail.com, ya que deseamos, en la medida de lo posible, mantener un registro de interesados para las futuras distribuciones y actividades de nuestro ministerio, asi como para obtener retroalimentacion.

Si te interesa obtener el volumen 1 de Sefer Olam, avisanos!

 

Triste es poder certificar cómo este mensaje de Ellen White, así como tantos otros de sus mensajes, resultó ser profético. Hoy en nuestras iglesias cientos y miles de personas, aún entre aquellos que ocupan posiciones elevadas, han olvidado los grandes pilares de nuestra fe adventista, y como resultado se encuentran perdidos aún dentro de la iglesia, confundiendo el significado y la misión de la misma. Se diría que hemos perdido el rumbo; que nos hemos convertido en otra de tantas denominaciones cuyo objetivo es acumular feligreses en torno a obras que, aunque loables, no son distintivas, no tienen poder en sí mismas y no transforman los corazones. Es por este motivo que el Señor describe a su iglesia de este tiempo como Laodicea; una iglesia tibia, que es pobre pero se cree rica; que es miserable y desventurada, pero que cree que de nada tiene necesidad (Apoc 3:15-17). Y es por eso que nuestra mayor necesidad es la de un reavivamiento y de una reforma; vaciarnos del yo para ser llenos del Espíritu Santo. Descubrir nuestro origen para comprender nuestra misión.

Pese al aumento de la información, pocas veces hallamos, aún entre nuestras publicaciones, aquellas que nos lleven a mirar al pasado, para redescubrir nuestra identidad perdida. Mediante la Revista Sefer Olam un grupo de hermanos adventistas laicos, sin mayor formación teológica formal o académica, pero con el ardiente deseo de volver a los hitos antiguos mencionados por la hermana White, intentamos volver “el corazón de los hijos hacia los padres” (Mal 4:6).

Queremos revisar entre los tesoros de la Palabra de Dios aquellos que constituyen la verdad presente: esa porción de la verdad que es especialmente significativa en nuestros días, que nos distingue como pueblo adventista y que busca predicar “el evangelio eterno… a los moradores de la tierra, a toda nación, tribu, lengua y pueblo” (Apoc 14:6). Queremos aumentar el hambre por la Palabra de Dios, y que los lectores despierten del letargo espiritual, y quieran experimentar cada día la lluvia temprana del Espíritu de Dios; que sean testigos al mundo de la segunda venida de Jesús; que reprendan el pecado y presenten la maravillosa luz del Santuario y la belleza de la Ley de Dios. En fin, que vuelvan a los hitos antiguos mencionados por la mensajera del Señor: “El tiempo transcurrido en 1844 fue un período de grandes eventos, que abrió ante nuestros ojos asombrados la purificación del santuario que se llevaba a cabo en el cielo, y tuvo una decidida relación con el pueblo de Dios sobre la tierra; [también con] los mensajes del primero y segundo ángeles y con el tercero, y desplegó el estandarte en el cual estaba inscrito: “Los mandamientos de Dios y la fe de Jesús”. Uno de los hitos de este mensaje fue el templo de Dios, visto en el cielo por su pueblo amante de la verdad, y el arca que contenía la ley de Dios. La luz del sábado del cuarto mandamiento resplandeció con sus fuertes rayos en el camino de los transgresores de la ley divina. La no inmortalidad de los malvados es un antiguo hito. No puedo recordar nada que pueda colocarse bajo el título de los antiguos hitos”-Counsels to Writers and editors, pp.30-31 (1889).

Es nuestro deseo que el lector pueda volver a los hitos antiguos y a las sendas antiguas. Que redescubra su origen, que evalúe su necesidad actual de la obra del Espíritu Santo en su vida y que desee colaborar con la predicación del evangelio eterno al mundo en tinieblas. Quienes quieran colaborar están invitados a participar con nosotros, que somos consiervos con cada uno de los llamados a las bodas del Cordero.

Es el sincero deseo de:
LOS EDITORES
REVISTA SEFER OLAM
MINISTERIO ANTORCHA ADVENTISTA